viernes, 23 de octubre de 2009

EL AMOR EN EL NOVIAZGO


El noviazgo es una etapa que sirve para la preparación al matrimonio, y enriquece a cada persona si es llevado correctamente.

Los jóvenes como nosotros, durante la adolescencia sentimos el bullir de nuestras hormonas, dando paso a una serie de transformaciones físicas, psicológicas, emocionales, éticas y sociales. Es también durante esta etapa de adolescencia cuando nuestro sentimientos y nuestra atracción al sexo opuesto están a flor de piel. Esta etapa de nuestra vida es muy hermosa y es donde debemos de tener mucho cuidado y saber distinguir entre una relación sana y buena, y un capricho con malas intenciones.

En todo noviazgo y en cada aspecto de nuestra vida familiar y de amigos debe existir algo en común que es el AMOR. En el amor no es primeramente un sentimiento, el amor es ante todo una acción.

El amor viene en camino, que cada vez se va ampliando mas y más. Este camino comienza con la atracción que es el punto de partida. Esta atracción puede ser hacia el físico, lo afectivo, lo espiritual, o lo intelectual de la otra persona. En esta fase surge lo que denominamos el SET`Síndrome del Enamoramiento Tonto, donde idealizamos a la persona, no tiene defectos ante nuestros ojos.

La siguiente etapa e caracteriza por considerar a la otra persona como un bien para mí; alguien que llenará un vacío o carencia. Pero no debe dejar la relación a este nivel. La siguiente etapa es la voluntad libre y el amor de complacencia; aquí la voluntad libre expresa la verdadera esencia del amor, y se caracteriza por procurar y desear el bien de la otra persona. Es muy importante que cada elemento esté bien relacionado y todos deben interactuar de manera conjunta para complementar el amor.
El verdadero amor sabe esperar y debes reservarte para una sola persona especial. Una relación sexual antes de tiempo afectará a todo tu ser, física, espiritual, social y psicológicamente; dejándote cicatrices y malas experiencias que por siempre recordarás

Jóvenes, amigos, dediquemos nuestra juventud a crecer como personas, a tener amigos y a convivir con nuestros padres y hermanos, amando a las personas. Practiquen el auto control y afirmen su dignidad. Dios nos h puesto límites para protejernos, y no debemos traspasarlos.

1 comentario: